|
Buscador Qué Veo En
|

22 de julio

El bien común y la negligencia

Ver en:

Ver en Filmin

83
Escrito por Gerard Cassadó
el 28 de enero del 2021

De qué va

El 22 de julio de 2011, un demente neonazi, convencido de que Europa vive sometida al califato islámico y que un ciudadano decente debe defender los valores de su tierra, se lió a tiros con los asistentes aun campamento juvenil que el Partido Laborista Noruego había organizado en la isla de Utoya. Horas antes había hecho estallar una furgoneta-bomba en Oslo dejando muertos y heridos. 77 personas, en total, perdieron la vida aquel nefasto día. Pero esta no es la historia del hijo de puta de Anders Behring Breivik ni de los motivos que le llevaron a cometer aquella infamia. De hecho, se le dedican muy pocos planos y de refilón. Tampoco es un videojuego de supervivencia en el que, mediante una steady-cam, nos metemos en la piel de uno de los niños de Utoya tratande de huir de los tiros. "22 de julio" aborda con un delicioso sentido de la ética el mayor atentado de la historia de Noruega, acercándonos a aquellos hombres y mujeres que se entregaron en cuerpo y alma para socorrer al prójimo, informar a la ciudadanía, tratar de frenar al asesino y llevarlo ante la justicia. Celadores, limpiadoras, maestras, anestesistas, policías, sanitarios, periodistas... este es un encanto al empeño personal puesto al servicio del bien común. No por altruismo, sino por responsabilidad social.

Nombres propios

La serie, dirigida por Gjyljeta Berisha y Pål Sletaune, hace un bellísimo uso del plano detalle y de las secuencias de montaje para construir un mosaico de aquellas pequeñas acciones cotidianas que construyen una sociedad. Ese es el espíritu de una serie que elimina simbólicamente los atentados de Oslo y Utoya. Si un atentado es ideología + espectacularidad, un estallido de propaganda tóxica, en "22 de julio" los motivos de Breivik son expuestos con frialdad periodística, y los atentados no son espectaculares porque ni siquiera se ven, están fuera de plano. A cambio, lo que se nos muestra es el impacto en el país, las secuelas del trauma, pero también las negligencias de un sistema que pudo hacer más. Llama la atención la severidad con la que la serie escrita por Sara Johnsen expone todo aquello que se debería haber hecho mejor para evitar un daño tan grande, el énfasis en los errores individuales que propiciaron tal salvajada. Especialmente si lo comparamos con el papel esquivo de una prensa española que poco o nada ha dicho sobre los vínculos del imán de Ripoll, ideólogo del atentado de las Ramblas de Barcelona en 2017, con los servicios de Inteligencia española. En un caso, se trata de proteger al pueblo; en el otro, de proteger el sistema.

Te gustará si te gusta

  • Otras ficciones sobre aquel terrible día en Noruega: "22 de julio", de Paul Greengrass, y "Utoya. 22 de julio", de Erik Poppe.
  • Comprobar, un tanto abochornado, que las películas que se han hecho en España sobre los peores sucesos de la España reciente, las ha hecho Telecinco ("11-M, para que nadie lo olvide" o "Vuelo IL 8714", sobre el accidente de Spanair).
  • Películas sobre el duelo en común (casi siempre centrada en la infancia -los mayores nos lo comemos solos-) como "Profesor Lazhar" o "Algo bello que quedó atrás".
  • "Chernobyl", o el sacrificio de los de abajo frente a los errores de los de siempre.

En un tuit

Trailer

Año de producción 2020 Duración 50m País de producción Noruega Géneros Cine Europeo, Drama, Historia