Buscador Qué Veo En

AFF 2020: El cuento de los castaños

El amargo flan de castañas

Ver en:

Ver en Filmin

68
Escrito por Javier Acevedo
el 03 de agosto del 2020

De qué va

Las castañas enterradas son acariciadas por las hojas doradas y amarillas rastrilladas por las mujeres del pueblo. El viento ulula por los árboles y los desnuda poco a poco hasta que sus ramas hieren la tierra con su sombra. Marta piensa en el marido que se fue a la guerra y no volvió. Apenas vende castañas y sueña con los puertos de alguna ciudad lejana: el sabor del salitre esconde su futuro. Mario desliza su dedo por la palma de la mano y, si fuerza un poco su vista cansada, aún aprecia el serrín de la carpintería fundiéndose con la línea de la vida. No le gustan los números rojos y piensa en ahorros sin invertir en el presente. Su mujer languidece, pero Mario ya no sabe leer las arrugas de su rostro del mismo modo que leía los anillos de los árboles: ha perdido la cuenta de los días que quedan. En la frontera entre Italia y Eslovenia sobreviven unos habitantes que pintan sus penas con el paso de las estaciones. La 2º Guerra Mundial sucede en algún lugar cercano, pero las castañas que caen van a morir solas, aisladas y famélicas en un río frío en el que quizá quepa alguna lágrima más.

Nombres propios

Aislamiento, hambruna y pena son las notas de color de una película que detiene la cámara en los rostros caducifolios de unos habitantes suspendidos en la frontera entre la calma y la guerra. La película de Gregor Bozic es un poco de porno cinéfilo: 35 mm, composiciones de una belleza dolorosa y texturas que se escuchan. Si se rasca un poco más allá de su melancolía por un cine que ya se fue, uno se topa con un poema muy humilde, muy recogido y muy encerrado en sí mismo. Un poco como observar la lumbre crepitar en la casa del pueblo tras una copiosa comida. En algún momento las llamas se extinguirán y la brasa se apagará, pero esos momentos de calor en el rostro desentumecerán sentimientos que olvidaste que estaban allí.

Te gustará si te gusta

  • El cine poético de maestros del cine soviético que miraron a sus tierras: para que descubras a Parajanov (“El color de la granada”) o Abuladze (“El ruego”).
  • La soledad en el cine del este: “Antes de la lluvia”, de Milcho Manchevski; “Corn Island”, de George Ovashvili; o “La abeja milenaria”, de Juraj Jakubisko.
  • El renovado cine gallego con películas como “Trinta Lumes”, de Diana Toucedo.
  • La nueva literatura española que entiende lo que es la sensibilidad y el poder del recuerdo íntimo, por ejemplo “Canto y la montaña baila”, de Irene Solà.

En un tuit

Trailer

Año de producción 2019 Duración 81m País de producción Eslovenia Géneros Cine de Autor, Cine Europeo, Drama