|
Buscador Qué Veo En
|

Dear Werner

La cinefilia ha muerto, larga vida a la cinefilia

Ver en:

Ver en Filmin

80
Escrito por Mariona Borrull
el 27 de enero del 2021

De qué va

El 23 de noviembre de 1974 Werner Herzog recibió una llamada telefónica en que se le informaba de que su mentora y amiga íntima estaba en la cama, gravemente enferma. Ella era Lotte Eisner: crítica (autora de la obra capital “L’écran démoniaque”), cofundadora de la Cinémathèque francesa, responsable de la supervivencia de numerosas películas buscadas por los nazis, nombre puntal para del Nuevo Cine alemán… En definitiva, una figura valiosísima dentro de la historia del cine. Herzog sintió que podía, que debía, hacer algo. Decidió partir, a pie, desde Munich hasta el domicilio de Eisner, en París, cruzando casi 800 km y con toda la Selva Negra de por medio. Fue un acto inútil y grandioso, una demostración de fe y de amor como solo la épica desatada de Herzog podía concebir. Su bitácora, dotada de la inmaculada lucidez que dan el genio y el desgaste físico, se publicaría bajo el título “Del caminar sobre hielo” (Gallonero). Para comprender, aprehender y recoger los frutos de una odisea como la del maestro alemán, el cineasta Pablo Maqueda se calza las botas y sale a perseguir las huellas, textuales y geográficas, de una de las estupideces más bellas que se ha cometido nunca en el mundo del cine. Maqueda recorrerá exactamente el mismo camino, acompañado sólo por las palabras de su particular mentor. El resultado, como no podía ser de otra forma, es un canto tan íntimo como delicioso.

Nombres propios

Tres nombres articulan este viaje. Dos son alemanes: por un lado, Lotte Eisner, la reivindicación de la cual será siempre incompleta e injusta; por el otro, Werner Herzog, energía pura, director de guerrilla que remontó el Amazonas con “Aguirre, la cólera de Dios” (1972) y cruzó la selva peruana para “Fitzcarraldo” (1982), et altri. 80 años tiene ya un cineasta cuyo brillantez creativa ha sido eclipsada, en demasiadas ocasiones, por su carácter de icono pop (¡se comió un zapato para motivar a un nuevo director, qué esperábamos!). Falta Pablo Maqueda, patrio. Bajo su nombre tiene la webserie documental “Todas las mujeres” (2012) y dos cintas, ambas de 2013, que nos acercan al lado más siniestro de nuestra vida digital: “#RealMovie”, con Eva Llorach y Rocío León, y “Manic Pixie Dream Girl”, donde repite León. “Dear Werner”, sin embargo, parece haber sido su puerta de entrada al reconocimiento crítico generalizado. Tras pasar por el Festival de Sevilla, se apuntó su primer tanto en los Premios Días de Cine como Mejor Documental sobre el séptimo arte, y ahora estamos pendientes de su cosecha de galardones en los Feroz.

Te gustará si te gusta

  • Sus referentes inmediatos: el diario “Del caminar sobre hielo” y el documental autobiográfico que Herzog realizó en 1986, “Portrait Werner Herzog”.
  • Las peripecias (existencialistas) de Herzog alrededor del mundo. El director suele destacar la muy sonada “Grizzly Man” (2005), así que podemos seguirle el consejo.
  • Los "walking simulators”, meditativo género de los videojuegos que nos ha dejado obras maestras como “Dear Esther” (TheChineseRoom y Robert Briscoe, 2012), con la que la cinta de Maqueda comparte un aroma tan excepcional como preciado.
  • Otros viajes al centro del alma, como el exuberante y mínimo proyecto de Sigur Rós “Route One”. 24 horas de música procedimental en un trayecto por las infinitas llanuras islandesas.

En un tuit

Cae del cielo en tiempos de encierro. Pablo Maqueda recupera la odisea más bella e inútil de Werner Herzog en una cinta que es toda, toda amor.

Trailer

Año de producción 2020 Duración 80m País de producción España Géneros Cine Español