|
Buscador Qué Veo En
|

El suelo bajo mis pies

Mi sombra en el grifo

Ver en:

Ver en Movistar Plus

70
Escrito por Javier Acevedo
el 19 de marzo del 2021

De qué va

Conny se ha tragado 120 pastillas y ahora yace tumefacta en una silla del hospital. Su hermana Lola tiene que trabajar y en el fondo le fastidia tener que ir a verla. Pero se ha tragado 120 pastillas y padece esquizofrenia paranoide, aunque Lola debe continuar asesorando a clientes en la consultoría o el niñato engominado le robará el proyecto. Conny y su hermana son huérfanas, tienen un pasado que olvidan con Lorazepam y además Conny ya no es ella misma, más bien una sombra enredada alrededor de un cuerpo magullado ¿Ya hemos dicho que Lola tiene que trabajar y no tiene tiempo para eso? Es que Lola está hasta arriba y no quiere pensar en ese pasado. Volver a ver a Conny así solo va a conseguir despertar en ella malas memorias, pesadillas psicotrópicas y el suicidio de toda expectativa.

Nombres propios

La salud mental sigue siendo tema tabú, como ha quedado demostrado esta semana a raíz de la respuesta de un parlamentario mononeuronal a un discurso de Íñigo Errejón. De este modo, cualquier película que aborda esta problemática siempre despierta un pequeño escalofrío en el cerebelo, un despertador cognitivo que nos recuerda cuán precario es el equilibrio de relatos profesionales y narrativas personales que construimos para no sentirnos una mierda. La película de Marie Kreutzer (previo paso por la Sección Oficial de Berlín) provoca esos shocks de frío emocional resquebrajando con su feísmo minimalismo y anatomías rotas en espacios tan germanos como claustrofóbicos. La historia de Lola se corta en cada laceración infringida por el neocapitalismo cuqui de anglicismos incomprensibles hasta que su condición de homo economicus, de persona hecha a sí misma, queda despojada de toda ficción autorrealizante mostrando la perversión de un sistema que nos quiere tristes, pero capaces.

Te gustará si te gusta

  • Otros primeros planos de sujetos capitalistas violentados, como la estupenda “La cura del bienestar”.
  • Funciona en un ciclo con Joachim Trier (“Oslo, 31 de Agosto”) o Nimrod Eldar (“The Day After I'm Gone”), pese a desaprovechar temas que bien podrían haber cabido en su suspense psicológico.
  • Porque siempre es un buen momento para decir lo bien que hace todo Angela Schanelec (“Estaba en casa, pero…”).

En un tuit

Trailer

Año de producción 2019 Duración 108m País de producción Austria Géneros Cine Europeo, Drama, Thriller