|
Buscador Qué Veo En
|

Invencible

Muermos, ¡reuníos!

Ver en:

Ver en Amazon Prime

49
Escrito por Javier Acevedo
el 28 de marzo del 2021

De qué va

Ser superhéroe debería ser algo flipante a tenor de la imagen heroica que nos rodea en los últimos años. Mark Grayson piensa algo parecido o, por lo menos, hasta que cumple los diecisiete y ve cómo la mayoría de edad es algo tan complicado como convertirte en un humano con poderes inimaginables. Mark es hijo de Nolan, el superhéroe más poderoso de la Tierra. A esa tierna edad por fin puede empezar a usar sus poderes heredados y convertirse en Invincible (si este nombre es cutre, pensad que el de su padre es Omni-Man). Pero ser el protector de la raza humana tiene un coste alto que va más allá del trauma familiar de un Superman cualquiera. Así, cuando Omni-Man sufre el dolor en sus propias carnes, Invincible tendrá que enfrentarse a ligas de villanos, extraterrestres o gente poderosísima cabreada con su progenitor.

Nombres propios

“Invincible” no es ningún desastre, pero es la clase de serie que cuando terminas de ver un capítulo simplemente dices “MEH”. Es un “meh” que te impele a seguir porque la alternativa es ponerte Netflix o, aún peor, pensar en la vida real. El cómic de Robert Kirkman (“The Walking Dead”) es adaptado a la televisión bajo su supervisión con el fin de que el espectador vea otro punto de vista del superhéroe autoconsciente y trágico. La gracia aquí es que esa autoconsciencia del poder ilimitado es plena y sus personajes ven a la humanidad como lo que es: un amasijo de traumas que puede servir de decorado destructible. Sin embargo, “Invincible” confunde el sentido heroico de la imagen con la imagen del sentido heroico. Al descuidar esta última imbuye a la trama de un pastiche de registros (la tragicomedia no funciona aquí) y tonos (todo se siente como algo que ya se ha visto demasiadas veces) que el pobre trabajo de animación ni siquiera puede enmascarar. Sigue habiendo hueco entre la visión de Superman sacada de Evanescence, perdón, Zack Snyder, y la nadería dramática del Universo Marvel.

Te gustará si te gusta

  • “The Boys”, que es otro gran “meh”, pero con Karl Urban.
  • Los cómics de “Black Hammer”, de Jeff Lemire y Dean Ormston, una deconstrucción del ser superhéroe mucho más convincente.
  • La animación de Netflix (en algo tenía que destacar): “Castlevania” o “Sangre de Zeus”.

En un tuit

Trailer

Año de producción 2021 Duración 45m País de producción Estados Unidos Géneros Acción, Animación