|
Buscador Qué Veo En
|

Las noches de Cabiria

Chaplin haciendo la calle

Ver en:

Ver en Filmin

90
Escrito por Alberto Hernando
el 17 de marzo del 2021

De qué va

Cabiria es una pequeña prostituta romana. Vestida con una blusa a rayas de cebra, con una manga rota, una estola de piel apolillada y unos calcetines ridículos para sus sandalias, y la expresividad agudizada por sus cejas y el maquillaje, parece un remedo de Chaplin en el cine sonoro del neorrealismo. Cabiria es la pura inocencia disfrazada bajo el cinismo de una prostituta. Las noches de Cabiria son un constante ir y venir a golpes de la esperanza a la desilusión: un primer amor que le roba el bolso y la arroja al río, un actor famoso que la recoge y rechaza, un circo religioso de falsas promesa, un vodevil barato que hace espectáculo de sus sueños frustrados y un joven que le propone el matrimonio y parece un milagro… Cabiria es el símbolo de una vida que nunca pierde la esperanza.

Nombres propios

Antes de “La Dolce Vita”, de “8 y ½” y de “Amarcord”, Federico Fellini debió su éxito y los dos primeros premios Oscar a mejor película extranjera (“La Strada” y “Las noches de Cabiria”) a su mujer, Giuletta Masina. Su interpretación cómico-patética, tan corporal como el arte de la pantomima, recuperaba para el cine el espíritu de Chaplin y hacía de sus heroínas picarescas un símbolo de la inocencia entre la realidad de las calles de Roma. En “Las noches de Cabiria” esa realidad debe mucho a Pier Paolo Pasolini, que proporcionó a Cabiria y a sus compañeras prostitutas la jerga callejera. Esos personajes secundarios son el crudo y auténtico contrapunto a los vuelos de ensueño del propio Fellini y de su protagonista, la diferencia entre “Las noches de Cabiria” y un melodrama de Hollywood. Y luego está el final, uno de los más hermosos de la historia del cine.

Te gustará si te gusta

  • El Federico Fellini más narrativo de sus primeras películas, en contraposición al espectáculo y los flujos de conciencia y recuerdo de después de “8½”: “Los inútiles”, “La Strada”.
  • El cruce perfecto entre el neorrealismo italiano (“El ladrón de bicicletas”, “Roma, ciudad abierta”) y los ensueños del melodrama romántico en el Hollywood clásico (“El puente de Waterloo”, “Tú y yo”, “Carta de una desconocida”).
  • La continuidad que tuvo el arte de la pantomima, el mimo y la comedia del arte después de Chaplin y el cine sonoro; en “Los niños del paraíso”, en las películas de Jacques Tatí y, por supuesto, en “Las noches de Cabiria”.
  • El documental de Broadway basado en el guión de la película y que Bob Fosse llevó al cine con “Noches en la ciudad".

En un tuit

Trailer

Año de producción Italia Duración 110m País de producción 1957 Géneros Cine de Autor, Cine Europeo, Drama, QueVeoClassics