|
Buscador Qué Veo En
|

Mulán

Voy a hacer todo un hombre de ti (¿?)

Ver en:

Ver en Disney Plus

35
Escrito por David Polo
el 08 de diciembre del 2020

De qué va

Todos sabemos el devenir del clásico Disney: Mulán, la joven vástago de la familia Fa, debe ocupar el puesto de su viejo padre haciéndose pasar por hombre en el ejército asiático para frenar a  las tropas lideradas por Shan Yu, líder de los Hunos, y recuperar así el control del país y el honor de su linaje familiar (y, de paso, resquebrajar un poco la masculinidad frágil de cuatro alelados con katana colgando). El problema es que con este ¿remake? se extravió por el camino un grueso importante del guión original, generando algunos cambios significativos: 
壹 José Mota ya no entra en nómina. Mushu se queda en una anécdota para niños. Fuera dragoncitos.
貳 Ya no es posible generar endorfinas mientras te diriges a una entrevista de trabajo, el examen práctico de conducir o tu primera cita a ciegas a ritmo de "Voy a hacer todo un hombre de ti". Ni que esto fuese un musical.
叄 Bori Khan, el villano de la función, no es corpulento, ni intimidante, ni lidera a un ejército de mastodónticos hombres de las nieves. Pero sí dispone de pelucón y aires de canalla Kurosawa (pero del que saldría en "Celebrities").
肆 Y probablemente el cambio más significativo de todos: para demostrar su valía, Mulán deberá alcanzar la cima de la montaña de Montserrat cargando con dos cubos de leche Pascual. Como lo de Pai Mei pero sin azotes en el cráneo.

Nombres propios

Disney + sigue con su afán por el revisionismo a sus propias obras, creando otro live-action tan aterrado por parecerse al original (los varapalos a "El Rey León" de Favreau siguen atenazando en las sombras, ¿eh?), que en su desarrollo pierde todo el magnetismo que envolvía a la cinta de animación del '98. En este nuevo enfoque por parte de la directora Niki Caro ("En tierra de hombres"), Mulán, interpretada esta vez por Yifei Liu, adopta ciertos comportamientos (muy necesarios, por otra parte) enmarcados en la incesante rueda de la evolución humana, aupando símbolos inmortales de feminidad y valentía, pero descuidando en el proceso la humildad, la fortaleza y la candidez que caracterizaban a su personaje. Es una relectura fría y distante del material base que busca encontrar complicidad con el espectador a través de guiños muy lejanos a aquella juventud que se aleja cada vez más. A la cinta no le basta con tirar de estrellas de archivo asiático: Donnie Yen y Jet Li se pasan a cobrar el cheque, mientras que la Mulán original, Ming-Na Wen (recuperando ahora el estrellato gracias a su Fennec Shand en "The Mandalorian") hace un cameíto; también (des)moderniza a su heroína, demostrando que a veces, hacerse mayor no sale como uno esperaba.

Te gustará si te gusta

  • Los saltos celestiales de "Tigre y Dragón". En Mulán se pegan brincos mastodónticos por los aires, de esos que le encantaría hacer a la pobre Trinity por los tejados de "Matrix".
  • Pensar en tu atolondrada mente que "Ip Man" (el propio Donnie Yen) se trasladó a la China feudal para entrenar a un batallón entero de hombres sin oficio ni beneficio.
  • Descubrir que no les hubiese costado nada sentarse una tarde de sábado, libreta y boli en mano, a tomar apuntes de "A Touch Of Zen", la verdadera traslación de la robustez femenina en tiempos de kimonos desgarrados.

En un tuit

Trailer

Año de producción 2020 Duración 116m País de producción Nueva Zelanda, China Géneros Acción, Aventuras, Cine Asiático