|
Buscador Qué Veo En
|

Sí, Dios mío, sí

La serpiente de Nokia entre mis piernas

Ver en:

Ver en Movistar Plus

62
Escrito por Gerard Cassadó
el 08 de abril del 2021

De qué va

Alice estudia en un instituto en el que impera la ley de Dios, especialmente en lo que respecta a la longitud de las faldas y la fuerza de los candados de castidad. En otras palabras, a Alice le han convencido que quien se masturba arde en el fuego eterno, y que hay que llegar virgen al matrimonio para, solo entonces, dedicarse a procrear. Alice jamás se había planteado que esto le suponía un problema hasta que en un chat de AOL (sí, estamos una década atrás, con Nokia dominando el mercado global de la telefonía y Christina Aguilera cantándole a un genio atrapado) se cruza con un pícaro que le manda fotos subidas de tono y ahí empieza su hormigueo interior. Alice siente curiosidad por su pussy mientras sus compañeros propagan el rumor de que le ha lamido el ojete [sic] a un compañero con novia, y justo antes de irse a unas convivencias espirituales que serían ñoñas hasta para Tamara Falcó. Alice descubrirá allí, entre bosque, cabañas y abracitos castos, que la hipocresía de la Iglesia respecto a la sexualidad es del tamaño de una catedral. O dicho de otro modo, que su sacerdote y sus compañeros son mucho de a Dios rogando y con el mazo en la mano meneando (el refrán no es así, pero bueno).

Nombres propios

Natalia Dyer, muy popular por su papel de Nancy Wheeler en "Stranger Things", protagoniza con mucho recato y aun más curiosidad el debut como directora de Karen Maine, que ha convertido en largo su corto homónimo de 2017, ya protagonizado por la propia Dyer. "Sí, Dios mío, sí" tiene un título tan elocuente que poco más hay que añadir. No es la primera vez que vemos esta película ni comprobamos como la opresión religiosa en la moral femenina produce monstruos (¿Os acordáis de Carrie y su mamá?). La explosión interior de Alice no la llevará a la masacre sino a una revolución menor pero igual de profunda: la necesidad de huir de esa América profunda que se rige por leyes éticas del siglo XIX que sólo cumplen los débiles de espíritu. Con su look indie de manual, su brevísima duración (la peli es un suspiro, nunca mejor dicho) y sus medidas intenciones, "Sí Dios mío, sí" es, como diría Daniel Diges, algo pequeñito, sí, pero capaz de despertar la ira de Dios.

Te gustará si te gusta

  • "Joven y alocada", de Marialy Rivas, otra de opresión cristiana y despertar sexual.
  • La serie "Pure", o el malestar en el deseo.
  • "El peso de la paja", primer volumen de las memorias de Terenci Moix, de título inconfundible.

En un tuit



En "Sí, Dios mío, sí" Natalia Dyer descubre algo similar a lo que sentimos al descubrir que el "Amo a Laura" de Happiness era en realidad una campaña de la MTV: la doble moral sexual de la Iglesia es tan escandalosa como un vídeo casero de Pedro J. Ramírez.

Trailer

Año de producción 2019 Duración 77m País de producción Estados Unidos Géneros Comedia, Drama