|
Buscador Qué Veo En
|

Violent Cop

Apatrullando la ciudad

Ver en:

Ver en Filmin

Ver en Amazon Prime

85
Escrito por Juanma Barbero
el 06 de mayo del 2021

De qué va

Prefactura de Kanagawa. Noche. Un vagabundo sin dientes y gafas rotas disfruta de su cena en medio de un parque. La brisa nocturna aúlla. Un grupo de jóvenes surge de entre las tinieblas, tirándole la comida y destrozando la tienda de campaña donde seguramente duerme todos los días. El vagabundo intenta escapar, pero el enjambre juvenil le asesta golpes y patadas por todo el cuerpo. Tras la golpiza, deja de moverse. Los delincuentes abandonan la escena sin mirar atrás, sin remordimientos. Uno de ellos llega a su casa. Alguien llama a la puerta. Un agente de policía enseña su placa y entra sin permiso, empujando a la madre del joven para llegar a la habitación del maleante, que no tendrá más de dieciséis años. El policía le muele a golpes, y le advierte que si sus amigos y él no se presentan por la mañana en comisaría, que Dios les coja confesados. Al día siguiente, el policía llega a la comisaría local y se sienta en su escritorio. Un compañero le informa que los chavales que apalizaron al vagabundo se han entregado voluntariamente. El policía, llamado Azuma, contesta: “Muy bien”, y sigue a lo suyo.

Nombres propios

Takeshi Kitano es un hombre del Renacimiento. Cómico, actor, guionista, productor y director de cine. “Violent Cop” fue la ópera prima con la que dejó claras sus intenciones como cineasta sin ningún tipo de aspaviento. Una mirada-inmersión absolutamente violenta, cínica y pesimista (nihilista, incluso) a la acción policial de la Japón suburbana de finales de los años ochenta, atestada de delincuencia juvenil, tráfico de drogas y corrupción burocrática. El procedural que desarrolla Kitano es uno de cabezazo y bate de béisbol. Las persecuciones son atropellamientos y los interrogatorios azotainas. Azuma sabe que la única forma de tratar con la escoria callejera es hablando su mismo idioma. Un perro rabioso con pistola y sin correa cuya pétrea faz no deja atisbar ni una sombra de emoción humana, fruto quizás de la insensibilización endémica a la violencia que terminará por infectar al espectador una vez llegado el anti-romántico tiroteo de su conclusión. Un proceso iniciático-cinematográfico de furia y desparpajo, tan basta, tosca e imperfecta como cabría esperar de la primera película del maestro Beat Takeshi.

Te gustará si te gusta

En un tuit

Trailer

Año de producción 1989 Duración 103m País de producción Japón Géneros Acción, Cine Asiático, Cine de Autor, Drama, QueVeoClassics, Thriller